tiempo para edificar…

No quería dormir sin escribir un poco sobre esta semana, que ha sido bastante pesada, supongo que es posible sentir desde lejos el dolor de las personas en Haití, Chile, y aquí mismo también. Y aun así me sigue resultando incomprensible la indiferencia y soberbia de algunas personas, mujeres que en ciertos momentos pueden llegar a ser realmente crueles, no puedo olvidar esa frase que escuché en una reunión de mujeres vinculadas con la política, algo así: “Esas mujeres porque reciben un bono cada mes, o porque tienen uniformes para los hijos, apoyan a este gobierno”…. Y me pregunto si eso es poco para una madre de familia de clase media baja en el Ecuador?, en realidad es bastante, lo que quizás para estas mujeres sea caridad, para las otras es todo lo que tienen para sus hijos e hijas… en fin…

Otra cosa complicada fue que esta semana me sentí realmente cansada por el trabajo por jornadas agotadoras, y aunque sean espacios interesantes etc., etc., la mayoría del tiempo me resultan aburridos y sin sentido, y no es que no me guste mi trabajo, sino que a veces no me siento parte de esos espacios. Particularmente me di cuenta de que mi trabajo no es tan valorado, es como si fuese invisible, quizás sea cuestión de mi personalidad, no muy dada a la farándula o al protagonismo, prefiero pasar desapercibida y no autopromocionarme, me pregunto si alguien notará que hago las cosas bien y a tiempo…

Y ayer fue el momento de vaciar mis ojos, creo que fue el cansancio pero también la frustración que a veces siento, por cosas que son fácilmente solucionables, a veces tengo la sensación de que mi vida va en cámara lenta, más lento que las del resto, a veces eso me frustra, me entristece, me deprime. Pero afortunadamente tuve las palabras y el silencio de él, que me devolvieron la serenidad… Gracias mi amor…

Entonces, hoy comprendí que esta semana empezó el domingo anterior, cuando escuché y canté una canción que dice mucho en muy pocas palabras, y que por un tiempo de mi vida me negué a cantarla…

“(…), quebranta mi corazón, quebranta mi vida, te entrego mi voluntad a ti, todo lo que soy Señor, todo cuanto tengo es tuyo, yo quiero menguar para que crezcas tú…”

Y por lo sucedido en esta semana me doy cuenta todo esto es necesario, que las dificultades sirven para que entre otras cosas, mantengamos la perspectiva correcta de la vida, los objetivos donde deben estar y al ego y al orgullo en su lugar. Entendí que eso de ser invisible o estar invisibilizada no es tan trágico como parece que si lo miro desde la perspectiva de Aquel que todo lo ve!… Y que si tengo que esperar un poco más, por lo que tanto anhelo, es porque debo darle a El, el tiempo que necesite para que termine de edificar lo que empezó…

Me siento mucho mejor…Dios como siempre, respondió!!

crecer…

“Cada vez que te sientas extraviada o confusa, piensa en los árboles, recuerda su manera de crecer. Un árbol de gran copa y pocas raíces es derribado por la primera ráfaga de viento, en tanto que uno con muchas raíces y poca copa, a duras penas deja circular la savia.

Raíces y copa han de crecer de la misma medida, has de estar en las cosas y sobre ellas, sólo así al llegar la estación apropiada, podrás cubrirte de flores y frutos. Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer, no te metas en uno cualquiera al azar, siéntate y aguarda.

Respira con la confiada profundidad que respiraste el día que viniste al mundo, sin permitir que nada te distraiga, aguarda y aguarda más aún. Quédate quieta, en silencio y escucha tu corazón. Y cuando te hable, levántate y ve donde él te lleve”

Susana Tamaro


un destino…

Este lindo mensaje enviado por una de mis grandes amigas,
a propósito de mi cumpleaños.
Vaya que hermoso tiempo, este destino estaba escrito…

Momentos en la vida…

Hay momentos en la vida en la que sientes tanto la falta de alguien
que te dan ganas de sacarle de tus sueños y darle un abrazo de verdad .
Cuando una puerta se cierra, otras se abren.

A veces nos quedamos tanto tiempo mirando a la puerta cerrada
que no vemos las tantas otras que están abiertas …
No te guíes por las apariencias, ellas te pueden engañar.
No busques la riqueza, también eso se desvanece.
Busca a la persona que te haga sonreír.

Encuentra a esta persona y hazle sonreír su corazón .
Sueña con lo que quieras soñar, anda a donde quieras ir, sé lo que quieras ser .

Tienes apenas una vida y una oportunidad para hacer todo lo que quieres, empieza!
Espero que tengas …
… Suficiente felicidad para ser dulce …
… Suficientes pruebas para ser fuerte …
… Suficientes tristezas para seguir siendo humana …
… Suficiente esperanza para ser feliz .

El más feliz no es necesariamente el que tiene lo “mejor de todo”,
sino el que sabe sacar lo mejor, de todo aquello que se le cruza por su camino.
El futuro más brillante se sustentará siempre en un pasado olvidado,
no podrás seguir al frente, mientras no dejes fracasos e dolores pasados para atrás.

Cuando naciste, tu llorabas y los demás sonreían.
Vive tu vida de tal manera que cuando se termine, tú estés sonriendo …

Y por último, no cuentes los años que cumples …
Cuentas los hermosos recuerdos

Digo sin pestañear que la amistad vale la pena … Y quien me enseño esto fuiste
Tú …
Feliz cumpleaños amiga !!!

DSC03678

extraña fidelidad…

Cuando estoy a punto de terminar esta rápida y digerible semana, quisiera contarles otra de esas historias incomprensibles que llenan el mundo, y que por segunda vez me han puesto a pesar seriamente en esa idea, invento, mito o gran verdad llamada: Fidelidad…

Ayer pude conversar con un buen amigo, esos de aspecto cómodo y amable que denotan mucha confianza y calidez, lo que hace posible que podamos tener una buena conversación entre bromas y reflexiones.

En medio de la comida que compartimos, él empezó su relato, y para no ser infidente solo quiero ir al punto, su dilema consistía en la difícil decisión de serle fiel o no a su esposa, con quien lleva casado más de una década, además de tener unos hermosos hijos. Y entre sus argumentos se destila ese deseo de conocer, vivir, experimentar y demás sentimientos y pasiones que a veces se nos desbordan a los seres humanos, junto con la apatía y cansancio de un matrimonio de años tal vez. Quizás todos estos argumentos son válidos, quizás las distancias físicas y emocionales nos coloquen en situaciones extremas como esta, quizás la idea de la fidelidad sea algo pasado de moda, para “los abuelos”, quizás sea fácil olvidar por un instante todo lo que en algún momento se atesoró…

Cuando él terminó de hablar sólo pude mantenerme en silencio y mirar mi vaso de agua, y aunque tenía tanto que decir y comentar sólo pensé a mis adentros…Esto es tan extraño, es la segunda vez que me encuentro en esta situación, y no sé que hacer…cry

Y aunque me puse en su lugar, también pensé sobre mí misma, en cómo yo podría traicionar a la persona que amo, a esa persona que esperé durante años y que al fin llegó…?

Cómo podría engañarme a mí misma, a mis convicciones, a mis verdades, por una efímera pasión…?

Cómo podría cambiar todo lo que tengo, lo que he vivido, sufrido, llorado y reído… tal vez por nada…?

Quién me garantiza que ganaré esa partida?, Para qué?, Hay algo que justifique una mentira, un engaño, una traición?… Tal vez esta relativa postmodernidad?…

Por un instante tuve ganas de llorar mientras mi pareja tomaba mi mano…

A penas unas palabras muy firmes y cortantes le pude decir a mi amigo… la verdad estas cosas me congelan el alma y que aun no las puedo entender…