cuerpo

…! Mi cuerpo, mi tierra!, ¿Cómo se puede pensar en ti, cosa la más íntima y la más extranjera?. Mis senos me sorprenden. Me parece que son bellos. ¿Pero qué hacen sobre mí esas bellas formas de carne?. Después de todo, lo que llamo mi cuerpo es el fruto de cantidad de descubrimientos.¿Acaso se ha jamás terminado de explorar?. A veces, un gesto improvisado, un movimiento que hacemos para no caer, nos dan la sensación de que todo es nuevo para nosotros… ¿Por qué no hacer un Diario del propio cuerpo? ¿Osaría escribir mi cuepro?, ¿Todo lo que yo sé de él?. No mi cuerpo, aquel de los médicos, sino el que Yo conozco. El es mi ciencia, y, estoy segura, el límite de toda ciencia, él sus asuntos, molestias, necesidades e impedimentos, sus regularidades y trastornos, sus digestiones, reglas y los sucios detalles húmedos del amor…!Oh, cuerpo sin gloria, algún santo debería haber amado tu excremento!, interior todavía, es sagrado como algo de Mí, y cuando digo mí, él está allí, comprendiendo. Luego se vuelve distinto todavía en mí, e imperioso. Un extranjero que se debe expulsar. Sin embargo, es mi creación, mi obra más importante…¿Pero qué es, también, más extraño, que el hecho de que haya un dentro y un fuera?.

Valery Paul, en el Journal d Emma.

flight_2
Es viviendo mi tiempo que puedo comprender los demás tiempos, es ahicándome en el presente y en el mundo… que puedo ir más allá. No tenemos por qué temer que nuestras opciones y nuestras acciones restrinjan nuestra libertad.

Merleau-Ponty, M, Phénoménologie de la perception.

Anuncios