amigos que…

Alguien….

Que me mire a los ojos cuando hablo.
Que escuche mis tristezas y angustias con paciencia y aún cuando no comprenda, respete mis sentimientos.

Necesito de alguien que venga a luchar a mi lado sin ser llamado.
Alguien lo suficientemente amigo para decirme las verdades que no quiero oír, aún sabiendo que puedo irritarme.

Por eso, en este mundo de indiferentes, necesito de alguien que crea en cosas misteriosas, desacreditadas, casi imposibles como la amistad, la democracia, la justicia, la sinceridad, la familia, el amor y Dios.

Que se obstine en ser leal, simple y justo.
Que no se vaya si algún día pierdo mi oro y no pueda ser más la sensación de la fiesta.

Necesito de un amigo que reciba con gratitud mi auxilio, mi mano extendida, aún cuando eso sea muy poco para sus necesidades. En esta búsqueda empeño mi propia alma, pues son una amistad verdadera, la vida se torna más feliz, más rica y más bella.

una mujer…

Una mujer no quiere una mirada, quiere una sonrisa.
Ella no quiere compañía, quiere presencia.
Una mujer no quiere llanto, ella quiere lágrimas.
Una mujer quiere, lo que es más sencillo otorgar.

Una mujer no busca una mano, busca tacto. No busca momentos, espera acontecimientos.
Una mujer no busca tu risa, espera tu alegría. Ofrece lo que siempre has podido dar.

Una mujer no desea un cuerpo, desea un abrazo. No desea halagos, desea palabras.
Una mujer no desea unos labios, desea un beso. Ella no desea ser persona, ella desea ser mujer.

Una mujer no espera tu tiempo, espera tiempo contigo.
Una mujer no espera pasión, espera romance.
No espera sexo, espera amor.

Una mujer no espera belleza, espera que el hagan sentir bella.
Una mujer no es para poseer, es para admirar.
Una mujer no es para convencer, es para amar.
Una mujer no es para conocer, es para entender.

Ella no es un rostro, es un todo.
No es difícil, es misteriosa.

Una mujer fuerte tiene fe en que su fuerza será suficiente para el viaje por la vida y la mujer de fortaleza tiene fe en que el viaje la hará más fuerte.

decidí…

Y así después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar
Decidí no esperar a las oportunidades sino salir a buscarlas
Decidí ver cada problema como la oportunidad de encontar una solución
Decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis
Decidí  ver cada día como una nueva oportunidad  de ser feliz…

Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en ellas está  la única  y mejor forma de superarnos, aquel  día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar…

Descubrí  que no era yo el/la mejor
Y  que quizás  nunca lo fui
Me dejó de importar quién ganara o perdiera
Ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer
Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir
Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho a llamarle a alguien “AMIGO”

Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento.

“EL AMOR ES UNA FILOSOFÍA DE LA VIDA”.
…Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz  de este presente, aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás…

Aquel día decidí cambiar tantas cosas, aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad, desde aquel día ya no me duermo para descansar, ahora simplemente  duermo para soñar…

Anónimo

el valioso tiempo de los maduros…

*Mensaje de Mario de Andrade*
(Poeta, novelista, ensayista y musicólogo  brasileño)

“Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.
Quiero la esencia, mi alma tiene prisa…
Sin muchas golosinas en el paquete..
Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.
Que sepa reír, de sus errores.
Que no se envanezca, con sus triunfos.
Que no se considere electa, antes de hora
Que no huya de sus responsabilidades.
Que defienda la dignidad humana.

Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.
Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas..
Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con
toques suaves en el alma.

Sí.. tengo prisa. por vivir con la intensidad, que solo la madurez puede dar.
Pretendo no desperdiciar parte alguna de las golosinas que me
quedan. Estoy seguro que serán más exquisitas, que las que hasta ahora
he comido.

Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos
y con mi conciencia.

Espero que la tuya sea la misma
porque de cualquier manera llegarás…..

Tener verdadero éxito en la vida es: reír mucho y muchas veces,
incluso en las peores circunstancias.