suspiro del alma…

Agradeciendo el hecho de que este blog no sea necesariamente un “diario”, pues no me queda mucho tiempo para escribir, me excuso conmigo misma por haberlo marginado en estos meses. Y son tantas las historias que puedo contar que no sé si logré colgarlas ahora, al menos haré un intento…

Han pasado 3 meses después de mi cambio de “status”, y obviamente ha sido más que eso, ha cambiado mi vida y yo misma, han sido días de intensas emociones y aprendizajes que me recuerdan lo afortunada que soy por tener todo lo que tengo. Y sigo entendiendo los múltiples significados y formas que tiene el amor, la profundidad de la comprensión y del respeto, sin duda son esos los tesoros de una relación de pareja, sigo creciendo como persona y como mujer junto a él y eso me hace muy feliz…

Por otro lado, siento la distancia con mis amigas que por trabajos, tiempos e intereses han tomado caminos distintos y las extraño también, supongo que nuestra relación se transformará y que aunque nos veamos poco siempre nos sabremos parte de la otra, necesarias y cercanas. Confieso que a veces me frustra no poder conversar con ellas de los temas que a mi me “obsesio-apasionan”, como la política, el feminismo y demás, quizás por su falta de interés o porque simplemente no soportan esa faceta mía…

Lo otro es que en mis momentos de desvarío pienso que mis tiempos laborales están llegando al fin de una etapa y que quizás debería tomar otros caminos y la avalancha de preguntas empieza… a dónde voy?, para qué?, valdrá la pena?… puff, y resulta que en menos de 10 días he tenido más de una propuesta de trabajo aparecida de “la nada”, que me ha llevado a pensar en la antigua y sabia frase: “no todo lo que brilla es oro”, y en la otra que yo he inventado: la luz al final del túnel no siempre es la salida, quizás sea un tren… al fin de cuentas dije que no. Y aunque parezca contradictorio siento que no es el tiempo preciso para salir porque mi sentido de lealtad me retiene todavía,  y porque no podría “salir por la ventana”, hay cosas que deben terminar y deben terminar bien, así que espero que mi cuerpo y mi bolsillo aguanten mis arranques de “coherencia laboral”, al menos por unos meses más…

Ya para cerrar, pienso con un poco de tristeza en un par de amigos que están cerca de cruzar la frontera hacia el matrimonio, pienso en lo distintos que son y que tal vez ese no sea el problema, sino lo poco que encajan entre sí y el poco tiempo que se han dado para conocerse el uno al otro. En las enormes contradicciones que existen entre ellos que son evidentes hasta en las fotos, ¿será que el amor es fotogénico?. No quiero ni quisiera que se equivoquen en la segunda decisión más importante de la vida, pero resulta imposible decir u opinar algo cuando no te lo piden…

Así están las cosas, nos veremos… Por cierto este mes cumpli 30 años 🙂

Y aunque no sea novedad para algunos/as les dejo con esta hermosa canción, que ha sido mi último descubrimiento, que aunque con letra triste, es una excelente interpretación… algo como un suspiro del alma…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s