juntos, entre lunas y mieles…

Un mes después de todo este remolino llamado “matrimonio”, encontré unos pocos minutos para escribir este casi como una bocanada de emociones. No sé que tan sencillo resulte resumir la cantidad de eventos paralelos al “gran día”, porque son muchos y de enormes significaciones. Lo que sí se, es que mucho de lo vivido hasta hoy dista bastante de lo que alguna vez imaginé.

Protagonista de mi propia experiencia
Me atrevo a decir que el 90% de las ideas pre-concebidas sobre el noviazgo, compromiso y matrimonio son todo menos “buenas consejeras”, ya que muchas veces son simples elucubraciones de hombres y mujeres traumatizados por malas experiencias, que pueden ser legítimas en sí mismas, pero al mismo tiempo son sólo eso, una mala experiencia, en otros casos los prejuicios religiosos y culturales y los mitos aprendidos en la escuela, en los medios de comunicación y en la misma familia pueden ser más pesados que el sentido común y la particularidad de cada relación.

Con esto no quiero quitarle el peso que este evento puede llegar a tener en la vida de una mujer – al menos del común de las mujeres – pero al mismo tiempo creo que es una expectativa S O B R E D I M E N S I O N A D A…. y no crean que es fácil escribir esta palabra, porque yo misma sigo intentando darle el peso necesario a las cosas y comprender las enormes carencias de mi propia humanidad y las de mi pareja…

Por estas razones decidí “bajarle el perfil” al tema de mi boda,  justamente para que tenga el significado que mi compañero y yo le queríamos dar, lejos de la ostentación, la cursilerías las tradiciones impuestas y los compromisos sociales para que sea el momento hermoso y sencillo que soñabamos…

Y creo que tiene que ser así, visto con una medida justa y equilibrada, ni más, ni menos que eso, y debo decir que no fue fácil, desde el simple hecho de decidir a quienes invitar, hasta la idea de no incluír ninguna referencia que implique la obligación de un regalo en la invitación, quizás fue una cosa absurda para muchos, pero para nosotros fue el hecho más coherente, es decir, sin invitas a alguien a tu boda, no le puedes “cobrar” por ir incluyendo un sobre o un número de cuenta bancaria, porque a más de resultar grosero es absurdo porque nadie tiene la obligación de “regalarte algo”, si invitas a alguien a un evento tan importante es porque obvio quieres compartir su presencia, y punto. Mi lema es: “el que quiere puede”, así que quien quiera regalar algo buscará el modo de hacerlo con o sin sobre en blanco o cuenta bancaria. Creo que ésta y unas cuantas cosas más hicieron la diferencia en nuestra boda, les guste o no, insisto en mi convicción personal de mantener la coherencia entre las ideas y las acciones en la mayor cantidad de ámbitos de la vida, ésto no sólo es necesario sino fundamental. (Nota: Se respeta al amplio sector de parejas que decidan hacer lo que quieran en su boda y con sus invitados)

Otro aspecto es que extraño las emociones de “La Previa”, como le llamo yo, a los 6 meses de preparación que nos tomó todo éste vendaval de gastos, visitas, abrazos y sonrisas, ahora la vida “tranquila” no es tan fácil de manejar.

Y digo que una de las cosas más gratas fue haber sido la protagonista de aquel evento al que siempre asistí como invitada, no voy a negar que muchas veces imaginé mi boda de tal o cual modo, pero ahora que la pude vivir fue un instante maravilloso. Así mismo creo que fue maravilloso haber podido compartir ese momento con familiares y amigos que no veíamos hace mucho tiempo, o que con su presencia marcaron nuestras vidas, eso resulta profundamente grato. Del mismo modo ver como cada detalle cobraba sentido con el tiempo, con la gente, con las “perfecciones – imperfecciones” del momento, en fin ya todo es sólo un lindo recuerdo, enormemente esperado, pero es sólo eso: el principio de una aventura mucho mayor… el día a día junto a ÉL.

Cuando miro esta foto pienso en tantas cosas, en su sonrisa y sus ojos cuando me esperaba en el altar, en sus manos envolviendo las mías y en todo lo que juntos hemos construido, en el respeto, la aceptación, el cariño, la sinceridad, el servicio mutuo, la alegría y la amistad, todo eso vale más que cualquier bien material que pudiésemos obtener. Los anillos son para mí la señal tangible y simbólica, de un compromiso mayor, de la decisión voluntaria de haber unido mi vida con la de otro que quiere lo mismo y en la misma cantidad, simplemente eso es lo mejor…

Caos y emoción
Confieso que ha sido complicado enfrentarse al miedo, digo miedo porque empezar el día a día con la persona que amas, resulta extrañamente hermoso, ya no eres la persona que mira solo por ti, ahora tienes a otro que camina junto a ti, y es a la vez complicado y fácil, ajustar agendas, preparar comidas, limpiar, dormir y despertar temprano – si es que te logras acostumbrar a tener a alguien junto a ti – y muchas cosas más que juntas, más la presión del trabajo y de los gastos pueden volverse muy complejas, todo esto existe y es real, y como les dije antes: “no todo es flores y romance”, y es con certeza una de las decisiones más importantes de la vida a la que debes sostener día tras día y lograr ser consecuente con lo que creíste y por lo que luchaste muchas veces.

Finalmente, creo que la memoria se quedó anclada en el pasado con sus fantasmas, mentiras, desilusiones, desencuentros y demás. Y me alegra que haya sido así, que no haya sido otra historia, sino esa misma, creo que todo era necesario para que el valor y el sentido de todo esto sea lo que es: Nuestra propia historia de Amor…

Anuncios

  1. Mónica….
    Soy un comunicador dominicano que estuve el pasado mes en Quito en un encuentro de origami. Me interese por la campana machismo es violencia y visite la comision de transcisión y me dieron algunos materiales. He escrito cosas como esta:

    http://josersosa.blogspot.com/2009/02/las-25mentiras-de-los-hombres-casados.html

    que ha sido muy republicado por mujeres feministas del continente.

    masculinidad . Deseo impulsar estas ideas.
    Me escribes?

  2. Hi friend, Me gusta tu historia de amor, contada desde tu propia experiencia. Uno dice de lo que ha vivido,no puede crear más, sin que llegue a ser un sueño, fantasía e imaginación. Es verdad que el matrimonio se lo debe cuidar y sostener cada día. Amiga con todo el cariño del mundo que te tengo y con todo mi amor, quiero que recuerdes que el Soberano del Universo te ha permitido vivir algo tan bonito como el matrimonio y por eso creo firmemente que es él, el único y verdadero fundamento. Me encanta saber que tienes una amplia perspectiva de tu nuevo rol y de lo que representa para la vida de ambos. Gracias por la grata alegría de haber compartido la alegría de ese gran día conmigo.

  3. He tendio la oportunidad de vivir el matrimonio desde dos lados: la boda y el divorcio, en esos momentos siempre pensé que eran una actividad “personal” que debía quedarse en mi mente; luego de leer este artículo, creo que perdí dos grandes oportunidades de auto reflexión sobre mi vida, y es que solamente cuando se tiene la capacidad de plasmar con letras las emociones es que existe aprendizaje. Me llevo de este post la siguiente moraleja: siempre es bueno escribir y publicar los entimientos despues del Día “D”, cualesquiera que sea este. Valió la pena leerte.

    • Hola Raúl que gusto, muchas gracias por pasar, me alegra que sirvan de algo las letras, como lo he dicho este espacio es como un refugio, me alegra poder compartir abiertamentamente todas mis dudas y contadas certezas. Gracias y saludos

  4. Una vez más, Gracias por abrir y compartir tu vida y reflexiones. Leerte es como tomar una profunda bocanada de aire fresco, no viciado. No sé si lo logras al cien por ciento y, la verdad, no se requiere. Lo que sí valoro es la apertura, honestidad, transparencia que se deja sentir en tus letras.

    Tu compartir asienta las letras en la realidad, quizás se quedan cosas flotando… pero es que es imposible decirlo, abarcarlo, sintetizarlo todo.

    Que el día a día siga nutriendo su comunicación, amor y proyectos. Que encuentren caminos fidelidad, ternura y crecimiento.

    Felicidades!

    • Hola Roberto, ví tu comentario anterior también, muchas gracias por pasar por el blog, creo que la sinceridad es un ejercicio que debe empezar por uno mismo, algo así como hablarle al espejo, no tendría sentido la vida sin los grises que a veces la pintan, ni tampoco desconociendo los breves instantes de felicidad que la envuelven, espero tener el tiempo para seguir haciendo de éste espacio un lugar especial, de muchos encuentros. Gracias por leerme 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s