sembrar y cosechar…

Indefectiblemente el tiempo nos juega algunas malas pasadas, a veces creemos que hemos ganado todas las partidas olvidando que hay cosas que simplemente no quedaron solventadas por el pasado como creímos.

Lo queramos aceptar o no, la ley de la “Siembra y la Cosecha”, existe, lo que hagamos siempre nos regresará como una pelota contra una pared, quien piense lo contrario solo se engaña a sí mismo/a. Lo interesante de esto, es que en la mayoría de casos, uno/a cosecha lo mismo que sembró y en la misma cantidad, a menos que existan condiciones distintas. Con esto, no quiero decir que uno/a siempre reciba lo que merece (por ejemplo: la reciprocidad), porque también a veces uno no se merece lo que recibe (por ejemplo: el engaño o la traición). El punto es, que todo lo que hagamos tendrá una consecuencia, es simple: causa – efecto.

Y ahora me tocó a mí, tuve que enfrentar una situación que desde el principio se vislumbraba, algo así como ver las nubes grises antes de la lluvia, digamos que no tenía muchas alternativas más que poner mi cara y escuchar lo que de ante mano ya sabía. Y mientras escuchaba y trataba de entender una avalancha de justificaciones y consejos no solicitados, pensaba en como la vida ahora me puso al otro lado de la situación que yo misma pude crear meses atrás.

Me sentí acusada e invadida, sentí tristeza y frustración pero al mismo tiempo indignación y molestia, no sé si era necesario ese momento, no sé a quién le hacía bien ese cúmulo de oportunismos, comprensibles tal vez para quien no mira más allá de lo que sus ojos ven.

Pensé también en como el pensamiento machista está enquistado en la mente de las personas sin importar si son hombres o mujeres, y creo que a veces es más fuerte en éstas últimas. El “deber ser” de una mujer y su rol como “dependiente” de su pareja sigue en absoluta vigencia y será lo que la sociedad seguirá esperando y exigiéndole, tanto a ella como a él…

Después de ese mal rato que me costó unas cuantas lágrimas después, me quedó una única satisfacción, y es que esto que ahora me pasaba a mí, yo no lo pude hacer antes con quien ahora es mi cuñada. Y me alegro con el alma entera de no haberlo hecho por tres razones: 1, Porque no era algo que me correspondía hacer, ni por “ser la hermana mayor”, 2. Porque mi vida es un testimonio de mi fe y no podía ponerla en tela de juicio por una percepción personal, por más argumentos que tuviese. 3. Porque es demasiado doloroso, y quizás ella no lo hubiese podido soportar, como ahora lo intento yo.

Una vez más, como tantas otras que han pasado, me ha tocado a mí el golpe, no sé si sea menos o más doloroso que alguno de los anteriores, sin embargo de algún modo me alegra que este golpe al menos no haya salido de mí…

En fin, concluyo creyendo que las utopías no son sueños imposibles, sino sólo formas distintas de actuar…

UTOPIAS

Lo imposible es una burla de los dioses. Fue por eso que éstos desaparecieron. No fueron capaces de nadar en ese río, nadar en la nada. Todos venimos al mundo con la obsesión de un imposible. Y cuando tomamos conciencia de que el imposible es eso: un imposible, ya es tarde para refugiarnos en la sensatez.

Todos queremos lo que no se puede, somos fanáticos de lo prohibido. Algunos lo llaman utopía, pero la utopía es más seductora. No tiene puertas cerradas como lo imposible. No nos desprecia como lo prohibido. La utopía tiene la gracia de los mitos, la maravilla de las quimeras. Si tenemos ánimo, paciencia y un poco de ilusión, podemos navegar en la barcaza de la utopía, pero no en el acorazado de lo imposible.

Lo prohibido es un desafío que casi siempre nos derrota. La única posibilidad de vencerlo es llevarle la contra a los pontífices, que siempre han sido los jefes de lo prohibido. También lo son los dictadores, pero los pontífices al menos no torturan.

A veces lo imposible lo llevamos en el ánimo, y éste no es capaz de dar el salto sobre lo prohibido. Y si como excepción alguien se anima a dar el salto, se encontrará con que lo prohibido es un abismo. Y entonces chau.
(Mario Benedetti )…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s