la voluntad de ser…

Tantas historias y tantas cosas que contar, tiemblan mis dedos. Hoy les dejo con la primera de 3 historias de mujeres, vividas en estos últimos días…

Esta tiene que ver con una mujer que ha dedicado casi toda su vida al servicio, a esa vocación de ser eso que muchos/as criticamos – generalmente sin saber todo lo que eso implica – tal vez por malas experiencias, tal vez por generalizar determinado comportamiento asociado a todo un grupo que obviamente no representa un todo, o quizás por simple prejuicio e ignorancia. El ser una Monja.

Admito que al conocerla tuve cierta resistencia, por todo lo mencionado antes, sin embargo mirándola durante varios días en sus quehaceres cotidianos, en su actitud frente a las cosas, en la dulzura natural de sus ojos cuando habla con quien sea, en la bondad que expresan sus manos, no pude dejar de conmoverme, creo que mucho de esto es absolutamente envidiable, sobre todo cuando nuestras “libertades”, nos engañan cínicamente otorgándonos el derecho de ser, actuar y juzgar como nos dé la gana sin pensar que el sentido de nuestra vida se resume en el simple hecho de querer el bien de los demás.

De las pocas actitudes nobles de los seres humanos, quizás la que más admiro es la humildad, creo que es algo casi imposible en este mundo de peleas por egos y protagonismos en el que no importa ni el cómo ni el para qué, sino simplemente el qué y el cuanto.

Y sobre esto pude escucharla decir un par de veces varias cosas que me dejaron perpleja como cuando dijo: “Aquí no mando yo, solo ayudo y sirvo a las demás”, y cuando por un servicio doméstico realizado que sin duda tiene un costo, ella dijo sobre el pago: “lo que su voluntad le diga”, esta frase fue aplastante, tan llena de sentido cuando se asume que la “buena voluntad” de las personas existe y que ésta determinará que se haga lo que sea justo en cualquier situación. Y pensé, existe la buena voluntad en los seres humanos?, cuánto vale el trabajo de alguien que no le pone un precio a su labor?, qué se debe valorar?. Una frase para pensar largamente…

También pienso en su condición de mujer, en sus miedos, deseos, alegrías, inquietudes, y creo, obviamente, que no todas estas mujeres, son iguales y que sus historias serán igualmente distintas en fondo y forma, sin embargo ella no deja de ser un motivo de admiración y respeto, no sé si muchas personas en el mundo estarían dispuestas a dejar su país de origen en plena niñez por seguir el llamado de su vocación…

Creo con certeza que la espiritualidad es una práctica del día a día, su presencia o su ausencia se mostrará en nuestro rostro y en nuestras acciones, así de simple…

Anuncios

  1. Impresionado por esta corta historia. La espiritualidad para cumplir una labor que tiene precio pero que la paga queda a la voluntad del beneficiario.
    La espiritualidad para cumplir con eficiencia un trabajo. Espiritualidad para ser humilde.
    Soy un “no creyente” y estoy seguro que la oración es el mejor camino para alcanzar esa espiritualidad mostrado en este ejemplo; como lección creo que no existe mejor manera para vivir en armonia con los demás y ser altamente productivo que desarrollar y aprender humildad a través de las reflexiones diarias sobre nuestro diario vivir.
    Leer las señales: esta es mi última lectura por el día de hoy y voy a mi descanso con estas palabras en mi mente; quizás al despertar un mínimo de esta historia sea parte de mi existencia. Ya di un nuevo paso para no olvidar que el servicio humilde es la fortaleza de un buen ser humano.
    Atte: @Zavala_ra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s