el derecho a vivir, legitimidad y disputas

 

Encuentro un momento de sosiego para escribir unas pocas líneas, creo que el peso de este día no estuvo tanto en el trabajo en sí mismo, sino en la maleta emocional que llevé sobre mis hombros hoy. No creo ser la persona más calificada para opinar sobre ciertos temas pero tampoco puedo evadirlos de mi mente ni de mi corazón. Solo quiero – como tantas veces – usar este espacio para decir cosas que no me animo a pronunciar, sobre tres historias cercanas a mí en distintos aspectos que me han trastocado en estos días y que giran alrededor de la vida y quizás del cuestionable derecho a decidir sobre ella…

Micro-historia 1

Ellos, los dos, han dicho muchas veces que ya no quieren vivir, que la vida ha sido injusta y cruel, que han sido heridos, humillados, olvidados por otros y que aunque quieren ya no encuentran un sentido para la vida, que ya no tienen sueños ni metas que alcanzar, que ya cumplieron su etapa también. El uno tiene 18 años y el otro 21 tal vez. Cuando los miro no sé con certeza que pensar, quizás siento una profunda compasión porque trato de ponerme en esos lugares, porque analizo las causas, busco respuestas, trato de entender motivos, y al mismo tiempo siento rabia e impotencia, frustración y ganas de gritarles en la cara cuanto vale la pena vivir y las “pocas razones” que tendrían para hacerlo. Quizás el suicidio sea un derecho otorgado a los seres humanos – pensando un poco en la libertad de decidir sobre algunas de las cosas de la vida- , pero al mismo tiempo es la máxima expresión de la cobardía, del egoísmo, es una auto-negación, una burla a la esperanza y a las oportunidades de subsistir que otros disputan en hospitales, cárceles, guerras y refugios – por mencionar solo algunos-. Y aunque yo misma alguna vez pensé en dejar de vivir ahora pienso que simplemente esa no era la solución…

Micro-historia 2

Cuando Mauricio murió en el año 2008, creo que todo en mi vida cambio, aprendí a reconocer a la muerte como algo que “tenía que pasar”, y aunque me costaba entender que a sus 11 años el cáncer terminaba con él, creo que aprendí que hay que luchar hasta el final. Y cuando una mujer muy cercana a mí me contó de su aborto no supe que decir, mire sus ojos llenos de lágrimas y aunque ya habían pasado muchos años de eso, ella todavía no lo podía comprender. Y estoy segura de que la culpa que ella sentía era más por la sociedad que la condenaba que por su propia decisión, lo que sí creo es que ese paso no es tan simple como lo pintan por ahí, y aunque me considero una persona feminista no estoy a favor del aborto, porque creo que es otra forma de asesinar, quizás sea porque no he estado en esa situación pero también porque me pregunto: que hubiese pasado si todas las mujeres que enfrentaron circunstancias difíciles cuando supieron de su embarazo – no deseado en muchos casos – hubiesen decidido no tener a esos hijos?, cuanta gente valiosa no estaría a nuestro alrededor?, ni una misma quizás, y pienso también en aquellas que le dieron la espalda al mundo menos a su bebé y decidieron tenerlo sin importar más. El punto no es cuestionar la decisión de la madre siempre y cuando esa decisión sea de ella y no otros, ni de la sociedad, ni de la familia, ni de las carencias, ni de quien fue “aquel” que la embarazó, creo que hace falta pensar un poco más…

Micro-historia 3

Parece que se está poniendo el sol en su vida, su esposa lo ama con el alma y permanece despierta toda la noche junto a su cama en el hospital, mientras recuerda el día en que se casaron. Él, no sabe si falta algo más por hacer, él ya quiere partir pero su cuerpo insiste en vivir, y aunque las medicinas y el desgaste de sus órganos le cuentan las horas, él y su corazón siguen ahí, como esperando que llegue la muerte, como un alivio o como el punto final a esa larga enfermedad. Y aunque el quisiera irse, ese derecho tampoco depende de él, ni de la familia, ni de los médicos (eutanasia), es algo que no es muy fácil de explicar, es decidir morir o insistir por vivir, no sabemos aún…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s