hablando de paternidades…

Ahora les paso unos apuntes sobre Paternidades, espero que les parezca tan interesante como a mí.

Hablar de paternidad es circular por un complicado proceso de discursos sobre el tema, discursos que están presentes en diversas instancias sociales y que forman parte de un “deber ser” mediante el cual el individuo busca identificar sus acciones y las identidades que posee (o quiere poseer).

Ser padre afirmamos hoy es un proceso gradual que comienza con la decisión de tener y hacerse cargo de un niño/a. La paternidad puede ser definida como “el proceso psicoafectivo por el cual un hombre realiza una serie de actividades en lo concerniente a concebir, proteger, aprovisionar y criar a cada uno de los hijos jugando un importante y único rol en el desarrollo del mismo, distinto al de la madre”

Decimos “la misma palabra padre no designa al progenitor, al individuo padre, sino lo que concierne a la función paterna, es decir, al papel simbólico que va asociado al nombre de esa figura. El padre del niño podrá así hablar y actuar desde ese lugar, pero también toda persona que viva cerca del niño”.

Han llegado a las siguientes conclusiones:
• La presencia paterna o masculina, otras cosas siendo iguales, es positiva para el ingreso familiar.
• Una mayor participación de los hombres en el cuidado de los hijos y las tareas domésticas es generalmente buena para las mujeres.
• La participación positiva como cuidadores y padres es generalmente buena para los mismos hombres.

Esto además genera un malestar por parte de los varones que experimentan esta situación, que se puede manifestar de diferentes formas: comportamiento violento, depresión, pérdida del deseo sexual, sensación de derrota, etcétera, así como una desestructuración de las relaciones sociales establecidas (Boso y Salvia, 2005) o como un cambio en la percepción sobre sí mismos, como varones y como jefes de familia. Se empieza a hacer un cuestionamiento al estereotipo del “hombre de verdad” y una redefinición, por parte de los propios varones, del significado de la masculinidad.

¿Dónde están las imágenes del padre que sabe cuidar y nutrir? ¿Por qué asociamos nutrición y cuidado con la madre y no con el padre? ¿Por qué nos cuesta imaginar hombres con estas cualidades?

Los padres de hoy en día creemos que la mejor manera de disfrutar la paternidad es aceptar que todo cambia; que para ser mejores padres necesitamos revisar cómo nos sentimos como papás, aceptar a nuestros hijos e hijas como son y saber qué necesitan en este momento, así como conocer.

Qué tipo de experiencias gratas, lúdicas, disfrutables de la paternidad se están perdiendo los hombres por no cuestionar los modelos actuales de la paternidad?

Al mismo tiempo que los hombres seamos capaces de reconocer las consecuencias negativas que tienen nuestras acciones en la vida de las mujeres; no es únicamente que ahora nosotros nos victimicemos por las cosas que perdemos; claro reconocer el costo que tiene también para nosotros los condicionamientos de género, pero al mismo tiempo decir- “qué tanto de nuestra forma de ser es co-rresponsable con las desigualdades que viven las mujeres y asumir compromisos sobre ello”.

Paternar, es en un principio, saberse co-creador en responsabilidad, hacer sabiendo; registrando que no hemos sido educados en ese hacer, pues es vivido culturalmente, como exclusivamente femenino . Llamo responsabilidad a la capacidad solo adulta y madura de ponderar las consecuencias de mis actos, ni buenos ni malos, actos al fin.

Paternar , es cuidar , en el sentido mas amplio de la palabra , no es controlar sino dar sustento material e inmaterial , para que el otro , la otra crezca , evolucione , confronte , y separe , sin cuidados hoy no hay futuros.

Paternar hoy es calidad y cantidad de tiempos y espacios, si vamos por un futuro mas equitativo y digno, no hay ninguna posibilidad de suspender los relojes y las áreas , en esas coordenadas se construyen nuestras presencias.
Paternar , tarea continua ………….¿ empezaste? Hugo Huberman

Los padres nos hemos dado cuenta que cada un@ de nuestras hijas e hijos son diferentes y que cada un@ de ellas y ellos tienen distintas necesidades, intereses y formas de sentir y de pensar, por lo que nunca terminamos de encontrar la receta secreta de ser padres.

Tomado del texto: Conferencia Paternidades 8, Curso sobre Género y Masculinidades “Herramientas Teórico Prácticas para la comprensión del comportamiento masculino y el trabajo con hombres desde una Perspectiva de Género”, Convocado por La Campaña Lazo Blanco Argentina – Uruguay y el Grupo GIMEM. Con la colaboración de la Asoc. Civil “Pablo Besson

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s