Mujeres y Poder: Por un mundo con igualdad

Este año se celebra también el 15º aniversario de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, los 15 años de la entrada en vigor de la Convención de Belém do Pará y el 10º aniversario del Programa Interamericano para la Promoción de los Derechos Humanos de las Mujeres y la Equidad e Igualdad de Género de la OEA. A su vez, numerosos países de América Latina celebraran el bicentenario de sus luchas de independencia. Sin duda, en estos procesos se evaluarán las aportaciones de las mujeres a la independencia y la trayectoria de sus derechos de participación política.

El lema de esta conmemoración “Mujeres y Poder: por un mundo con igualdad,” apunta a una realidad preocupante: a pesar de los logros alcanzados y de la participación masiva y activa de las mujeres, su acceso al poder y su influencia en los procesos de toma de decisiones siguen siendo limitados, lo que incide en su capacidad de influir en la dirección del cambio social para crear un orden social, económico y político justo a todos los niveles.

Algunos de los condicionantes que enfrentan las mujeres en su participación política y en su incidencia efectiva en la política han sido identificados como sigue:

  • Las dificultades para decidir hacer una carrera política que compite con el ejercicio de los roles de genero tradicionales
  • La división sexual del trabajo. Las barreras familiares relacionadas con el cumplimiento de las responsabilidades domésticas que se les atribuyen a las mujeres (disponibilidad de tiempo, carga familiar, tensiones entre las diversas actividades y funciones públicas y domésticas, poco apoyo de las parejas, etc.)
  • La estructura tradicional, normas, cultura y dinámica de las instituciones políticas y de los partidos
  • La discriminación contra las mujeres
  • La desigualdad en la competencia electoral
  • La percepción tradicional que tienen muchos dirigentes de los partidos políticos sobre el rol de las mujeres como recursos en el ámbito de la beneficencia social
  • Algunas modalidades de los sistemas electorales
  • El limitado acceso a los recursos para el financiamiento del trabajo político
  • Las pocas oportunidades para la formación política
  • Los escasos estímulos y soporte de las familias y la sociedad para la participación política de las mujeres por la prevalencia de prejuicios y estereotipos de género.
  • La falta de políticas de conciliación y corresponsabilidad
  • La falta de una cultura política con perspectiva de género

Las mujeres siguen siendo invisibles a pesar de ser la mayoría de los electores y del importante rol que juegan en la democratización de las sociedades y en la movilización social.

Más allá de los números, el acceso de las mujeres a los puestos de representación política no representa necesariamente la posibilidad de negociar y determinar la agenda política, económica y social. Existen todavía planos de dominación y de discriminación que se manifiestan en formas más o menos sutiles de marginación y de violencia y que obstaculizan la capacidad de las mujeres para presentar y defender agendas alternativas de desarrollo. Esta realidad prevalece no sólo en los clásicos espacios de decisión política, que son ciertamente importantes, sino también en los espacios de decisión personal ligada a los cuerpos, mentes y proyectos de vida de las mujeres.

Fuente: OEA

Descargue el documento completo en formato PDF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s