de amigos y vanidades…

Ha llegado la hora de escribir!.. Me disculpo con mis queridos/as lectores y lectoras, porque los he tenido abandonados/as por unos días. El frenesí del trabajo a veces es insostenible y ya empieza a notarse en el cuerpo. Esta semana ha sido particularmente pesada, emocionalmente quizás, muchas decisiones por tomar, mucho por lo que seguir esperando y tanto más…

Parte de la pesadez se debe a que esta semana tuve una lucha encarnizada con la “vanidad”, creo que todos tenemos nuestra cuota de esta peligrosa esencia, he tenido que verla, sentirla y olerla tal vez y como siempre me sigue causando repulsión. Esa vanidad de la cual la gente disfruta: mostrar, decir, figurar, que hizo?, a dónde fue?, que logró?, cuantos aplausos cosechó?, para mi siguen siendo tonterías, no encuentro sentido en esas cosas, no sé si merecen mayor alabanza los éxitos o los fracasos, según como se miren. Y me pregunto si soy yo la “pseudo no vanidosa”, o si nunca presumo de nada… y bueno no tengo respuestas tampoco. Simplemente creo que mis actos deben hablar por mí misma, sin afán de “publicitar”, lo que hago, a dónde voy, que he logrado o lo que pueda tener, le sigo apostando a la humildad y al silencio, soy una actriz “tras bastidores”, así soy…

Y me he quedado conmocionada también al encontrar mi primera cana, asumo que es por el “estrés”, o quizás porque los años corren más rápido que yo. Esta cosa tan insignificante me hizo cuestionarme tanto como siempre, estaré más vieja?, estoy haciendo lo correcto con mi vida?, vale la pena tanto esfuerzo en todo?, a las tres preguntas les respondo un rotundo, Sí!, porque si no fuese así, que más?, dejar todo?, dedicarme a la apatía?… no lo creo…

Aparte de esta “blanca novedad”, en mi cabeza, precisamente esta semana escuché una frase que me dejó perpleja, “No existen lágrimas más amargas que las de la impotencia”, y bueno en mi caso frustración, a veces quisiera detener el tiempo y correr para alcanzar todo lo que quiero, a veces explotan por dentro mí tantas emociones, no sé si son buenas o malas, a veces ya no sé que decir ni que sentir. Creo que finalmente he podido poner un lindero más alto esas ideas que intentan desarmar mis sueños, a esas palabras que compiten con las mías, creo que ahora más que nunca, estoy aferrada a mis esperanzas, a esos sueños que son solo míos y que nadie puede imitar… Es difícil el camino angosto de los amigos que vas dejando atrás, pero necesario muchas veces, cada vez se reduce más, ahora ya no son los 10 dedos de mis manos los que puedo contar en relación a los amigos que tengo, creo que son sólo 5 tal vez… en fin, es muy poca la gente con la que se puede ser sincera de verdad…

Finalmente decir que junto a Él, vamos creciendo de la mano, juntos sonrientes, como saltando sobre piedras calientes a veces, o caminando frente a un viento feroz, pero juntos al final, inseparables, siendo el uno para el otro, dos almas gemelas, juntos para vivir y para amar…

Anuncios

  1. Gracias Andre, este comentario si esta chévere, jeje. Así es, como dicen por ahí, nada más profundo y cuestionable que lo cotidiano! :), gracias por pasar

  2. Los eventos que parecen mas intrascentes pueden traernos miles de dilemas, me pasó tambien con mi primera cana jeje asi que te entiendo y es cierto los amigos se van definiendo sobre todo con el tiempo. Los que permanecen y con los que todavía se puede ser libre y sonreir son lo que se quedan. Como siempre un gustazo leerte. Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s