Un corazón roto es mejor que una mentira

Hoy vi uno de los documentales más duros y tristes, no creo ser masoquista, y también pienso que hay mucho de la subjetividad del director al tratar de conmover y sobredimensionar la producción…

Más allá de eso, me impactó mucho la realidad de muchas mujeres quienes viven en la prostitución como única posibilidad y sin mayor opción. me cuestiono el hecho de cómo la sociedad percibe a éstas mujeres, donde las prostitutas son solo una cosa o una parte de la “marginalidad”, sin considerar al Ser humano que hay detrás de la venta del cuerpo. Sus problemas, soledades y abusos y como en cada beso se arriesga la vida, el cuerpo y sobre todo el alma.

Una vez más la pregunta es quién les dió el derecho a “ellos”, de lastimar, de golpear, de humillar?… la respuesta es: nosotras mismas, las mujeres, que por necesidad de afecto y de muchas cosas más… nos permitimos el maltrato, y damos todo el pan por unas pocas migajas.

Hay cosas que sí son verdad, “un corazon roto es mejor que una larga mentira”, y la gran pregunta, qué es el hombre?… la respuesta, aunque obvia es: un hombre es quien te cuida, te respeta, y te ama… por tanto qué son los demás?… lo que todas ya sabemos.

De todas formas sería bueno que lo vieran y saquen sus propias conclusiones, o no?…

***

El Papel no Puede Envolver la Brasa.
Le Papier Ne Peut Pas Envelopper la Braise.
Rithy Pahn, 2007, Francia, Documental, 90 minutos.

El premio al mejor documental en los Premios del Cine Europeo del año pasado es un retrato dibujado con mano firme sobre la realidad que viven las prostitutas en Camboya. Al más puro estilo Tsai Ming Liang, el filme comienza observando a los personajes que luego conoceremos, se detiene en cada uno de ellos, no los juzga, solo hace que el espectador los mire. No se habla de sexo hasta que han transcurrido unos diez minutos de metraje. El espectador asiste a escenas aparentemente cotidianas, como una en que las prostitutas calculan con su chulo el salario de la semana que les corresponde, como si se tratara de una perversa clase de matemáticas. O a diálogos en los que estas mujeres hablan de sus pueblos de origen que un día tuvieron que abandonar para empezar una vida que pretendía ser mejor. Hablan del aborto, de las drogas, de la muerte, del SIDA, del suicidio… En definitiva, el director camboyano denuncia la situación de estas mujeres que no reciben ningún tipo de ayuda internacional. Un documental que no deja espacio a la esperanza, tanto es así que una de las protagonistas llega a afirmar: “Aquí, tienes el SIDA y te mueres, y si no lo tienes, también te mueres”.

Fuente: asiateca.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s