El límite de la amistad

Muchas veces he pensando que soy intolerante, otras veces que busco tener la razón, otras simplemente prefiero no seguir el juego de un mal entendido, sin embargo hoy experimenté algo nuevo en mi termómetro de tolerancia.

Creo que el enojo tiene etapas, al menos en mi funciona así:

1. Etapa de molestia que no necesariamente implica una reacción, incluso puede ser pasada por alto

2. Recogiendo la obra de Guayasamín, podría llamarla: “La Edad de la Ira”, ahí es cuando discuto, peleo, refuto, grito, lanzo, golpeo, digamos que todavía me quedan fuerzas para eso.

3. Este nivel es el más grave, aquí las palabras no sirven, ni los golpes, ni la violencia. Es cuando la ira ha llegado a los niveles máximos, donde ya no puedo hablar, donde solo puedo llorar.

Hoy llegué al límite de la indignación, y me pregunto algo: las cosas duelen menos cuando algún extraño nos ofende o cuando un amigo nos traiciona?… bueno algo así ya me pasó antes, pero ahora me volvió a doler como si nunca me hubiese sucedido. Digo que fuí traicionada porque importó más defender una razón, que respetar una amistad, fue cuando acusar, agredir, como si yo no tuviese la capacidad de darme cuenta de que hice mal… es que siempre soy yo la que busca arreglar las cosas, la que se disculpa y pide perdón, y aunque algunos lo nieguen si admito cuando cometo una equivocación, pero esta vez no fue mi error.

No pude más que dejar caer unas lágrimas, limpiar mis lentes y respirar, total el daño ya estaba hecho y encima de eso se podía solucionar. La verdad es que creo que este es el límite de la amistad.

Es extraño ir perdiendo de a poco a los amigos o más bien irse dando cuenta con el tiempo, de quienes realmente lo son…

Anuncios

  1. Me sucede algo extraño, y vuelvo sobre este tema, ahora porque me parece que no te reconozco, a veces es como si no me conocieras, a veces pienso que nuestras peleas y desacuerdos son más vivos que nuestra amistad y todas las cosas chéveres que hemos compartido. A veces te siento un extraño…

  2. y bueno… puedo decir que si te extraño, que me haces falta y todo lo demás, pero que al mismo tiempo quisiera que te des cuenta de la cosas.. y también te equivocas cuando dices que mi amistad es condicionada, porque no lo es.. el tema es que para tí la palabra “disculpame”,quizás es la única que no aprendiste bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s