Alas de gracia para volar hasta Dios

imagen12.jpg

“Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual,* ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios.” Rom 12:1

La gracia de Dios nos motiva a ofrecernos a él. La gracia de Dios nos lleva a la santidad de nuestros cuerpos.


De la misma manera que los sacrificios, nosotros nos presentamos a Dios con el sacrificio de nuestro propio cuerpo. El sacrificio era completo, no guardaba ninguna parte, así Dios quiere nuestro ser completo.


Presentar nuestros cuerpos como sacrificio vivo a Dios, es nuestro acto de adoración espiritual, mi cuerpo ofrecido a Dios es el lugar para que él habite


Es necesario ofrecer nuestro cuerpo a Dios cada día, la transformación es un cambio total en nuestra naturaleza

“¡Cuando yo empecé ofreciendo mi cuerpo como un sacrificio vivo y santo todas las mañanas, y renovando mi mente a través de Su Palabra, comencé a experimentar cambios en mis pensamientos, mis deseos, mis metas, en toda mi vida! Todo comenzó a cambiar, y siento como si me hubieran dado alas de gracia para volar a la presencia de Dios.”


1. Ofrecer nuestros cuerpos como sacrificio vivo
2. Renovar nuestras mentes, y como resultado ser transformado
Y podemos hacer estas cosas sólo “por la misericordia de Dios”.


“En otras palabras, Jesucristo ofreció Su cuerpo como un sacrificio, para satisfacer el odio de Dios hacia el pecado, y para perdonar nuestros pecados. Él no detuvo nada, sino que ofreció todo lo que Él es. Su espalda fue azotada, Su barba fue arrancada, Sus manos y pies fueron clavados a la cruz, Su cabeza fue coronada con espinas, Su corazón se constriñó, y finalmente Él entregó su vida. La muerte de Jesús en la cruz era la demostración de Su misericordia, y a la luz de esa misericordia nosotros debemos ofrecer nuestros propios cuerpos también como sacrificios vivos, y renovar nuestras mentes hasta ser transformadas.”


“Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras.” (Salmos 145:18)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s